20100823232034-mineros.jpg

Para los 33 mineros encontrados vivos luego de 17 días atrapados en el interior de un yacimiento de cobre y oro en Chile, la preocupación principal podría ser ahora preservar la cordura durante los meses necesarios para cavar un túnel suficientemente amplio para rescatarlos.

Los chilenos celebraron efusivamente el domingo la noticia de la sobrevivencia de los mineros. Las cuadrillas de rescate lograron perforar con una sonda un hoyo delgado a través de 688 metros (2.257 pies) de roca sólida hasta llegar a un refugio de emergencia donde los mineros estaban reunidos.

Los trabajadores atrapados enviaron dos notas en el extremo de la sonda que al ser sacada a la superficie reveló el primer mensaje de los mineros con grandes letras en rojo: "Estamos bien en el refugio los 33". "Las noticia nos llena de alegría", dijo el presidente Sebastián Piñera en la mina mientras exhibía el mensaje de los mineros.

Y en la superficie del yacimiento donde muchas personas empezaban a perder la esperanza, ahora celebraron la noche del domingo con una comida para las familias de los mineros, música, candelas encendidas y banderas chilenas. Pero los socorristas dijeron que podrían tardarse hasta cuatro meses —cerca de la Navidad— para cavar un segundo hoyo de unos 68 centímetros (27 pulgadas) de diámetro para que los mineros puedan ser sacadas uno a uno.

Los trabajadores llevan en el yacimiento subterráneo más tiempo del que han sobrevivido la mayoría de los mineros atrapados en la historia reciente. El año pasado, tres mineros sobrevivieron 25 días en una mina subterránea que se inundó en el sur de China, y otros dos en el noreste de China fueron rescatados luego de 23 días en 1983.

Unos cuantos rescates han durado más de dos semanas. La supervivencia de mineros después de 17 días es muy rara, pero dado que lo han logrado hasta ahora, deben salir físicamente bien", dijo Davitt McAteer, quien fue secretario asistente de sanidad y seguridad para minas en el Departamento del Trabajo de Estados Unidos durante el gobierno del presidente Bill Clinton. "Los riesgos a la saluda en una mina de cobre y oro son muy pequeños si tienen aire, alimento y agua", indicó McAteer. Sin embargo, advirtió que puede ser significativa la tensión emocional de permanecer atrapado bajo tierra por un largo período de tiempo.

"Existe un patrón psicológico allí que hemos observado", añadió. Pero, dijo, "han establecido comunicación con los muchachos; hay gente que puede hablarles". El nuevo hoyo perforado será utilizado para enviar cápsulas pequeñas con alimento, agua y oxígeno si es necesario, y equipo de sonido y video para que los mineros puedan comunicarse mejor con sus seres queridos y con los socorristas.

La comunicación en los dos sentidos puede ser clave para que mantengan el optimismo. Por el nuevo hoyo fue enviada el domingo una cámara de video que permitió ver a algunos de los mineros, desnudos hasta la cintura en el calor subterráneo, mientras saludaban felices. Pero no se pudo establecer contacto de audio, dijo Piñera.

"Vi a ocho o nueve de ellos que agitaban sus manos. Se acercaban a la cámara y pudimos ver sus ojos, su alegría", expresó el mandatario. El anuncio de la supervivencia de los mineros fue una muy buena noticia en Chile, que todavía se recupera del terremoto del 27 de febrero y un posterior tsunami que en total causaron la muerte de 521 personas y dejaron 200.000 damnificados. Al mismo tiempo, centenares de personas se congregaron en la capital para celebrar la noticia en la Plaza Italia, donde los chilenos acostumbran festejar las victorias nacionales.

A lo largo y ancho de Chile, la gente se pegó a la televisión y a las computadoras para enterarse de la situación mediante las transmisiones en directo desde la mina remota. Un minero identificado como Mario Gómez, de 63 años, el de mayor edad entre los atrapados, adhirió a la sonda una carta dirigida a su esposa en la que informaba que se encontraba en el nivel 44 del mineral y le decía que la amaba, según leyó el presidente a la prensa.

"Estoy bien, gracias a Dios espero salir pronto, paciencia y fe ... vamos a salir con la ayuda de mi Dios. ... Aunque tengamos que esperar meses", dijo Gómez en la carta.

El minero expresó también que "esa impresa tiene que modernizarse". La sonda era una de las ocho perforadoras que operaban hacia el interior de la mina San José en busca del refugio de emergencia en el fondo del mineral. La carta fue entregada por Piñera a la esposa de Gómez, Lila Ramírez, quien la leyó ante la prensa. "Cuando el ministro (de Minería) me dijo que me había mandado una carta no lo podía creer.

Sé que mi marido es fuerte, que a sus 63 años era el minero de más experiencia y podía dirigir a sus compañeros", afirmó. "Pero nunca más a las minas". Piñera, quien terminó su anuncio con un "­Viva Chile!", viajó al yacimiento a unos 850 kilómetros al norte de esta capital luego que la sonda hiciera contacto con el refugio.

Entre los 33 mineros atrapados se encuentra el boliviano Carlos Mamami Solíz, de 23 años, quien hace unos meses había emigrado en busca de trabajo.

AP, Listín Diario